PLANTA ALOE VERA

La planta de aloe vera, no siempre se ha cultivado por sus excelentes cualidades cosméticas y curativas. También se utilizaron, incluso ahora en la actividad, como una hermosa compañera de jardines e interiores.

Tanto si te mueve un simple interés estético, como si lo que necesitas es utilizar el jugo de sus hojas, para usos dermatológicos o internos, te vamos a enseñar como se cuida y se cultiva una planta de aloe vera.

Antes de traer a casa un aloe o decidirse a cultivarla en algún espacio más amplio, piense que es una planta que no le viene bien la luz directa del sol. El exceso de rayos solares sobre la planta la va secando y las hojas de las plantas,  tomarán un color amarillento.

¿Cómo plantar el aloe vera?

A tener en cuenta antes de hacer la plantación

El mejor material donde plantar el aloe vera es una maceta de terracota. Si no puedes encontrarla, busca otro material que tenga una porosidad parecida. Con esto conseguimos que la tierra se seque entre riego y riego. Otros materiales mantienen más la humedad, tenlo en cuenta a la hora de programar los riegos.

Ni que decir tiene que el recipiente, contendrá con el correspondiente agujero de drenaje en la parte inferior.

El aloe vera es una planta bastante resistente, pero ten en cuenta que si la tierra no se seca bien, podríamos encontrarnos con una de las causas más frecuentes de la muerte del aloe vera: la pudrición.

Por tanto, la mezcla de tierra que drene bien, como las que se utilizan para los cactus ( roca volcánica, trozos de corteza, perlita..). Puede solicitarlas así en su punto de jardinería habitual.

En relación al tamaño del recipiente. Que éste tenga la suficiente profundidad para que todo el tallo quede enterrado.

Pasos para trasplantar una planta de aloe vera

  1. Realizar el trasplante en primavera.
  2. El trasplante de aloe vera, sólo se realiza cuando la planta ya es adulta, osea, ya tiene de dos a cinco años.
  3. Poner en el fondo de la nueva maceta un puñado de grava. Ayudamos así al drenaje de la tierra. Agregamos una tierra adecuada para el aloe vera, que drene bien.
  4. Realizamos el trasplante y terminamos de rellenar con la tierra seleccionada.
  5. No regar en una semana.
  6. Ponerla siempre en la luz indirecta.

Pasos para trasplantar un “hijo”

  1. Hacer el corte en el tallo que hayamos elegido, teniendo la precaución, de realizarlo lo más cerca de la base de la planta, pero sin dañar la raíces de la planta madre.
  2. Proceder igual que si fuera un trasplante. Es decir, elegir una tierra especial para cactus.
  3. Rellenar la maceta y haciendo un hueco en la parte media de la maceta, dentro de la tierra, introducir el tallo.
  4. No la riegues durante una semana, para ayudarla a enraizar y no podrirse.
  5. Colocarla bajo luz indirecta.

¿Cómo se cuida el aloe vera?

Regado: El riego debe ser abundante, pero prolongado en el tiempo. En primavera y verano, podría regarse aproximadamente cada dos semanas y en otoño e inverno cada cuatro.

Iluminación: El aloe vera, está acostumbrada a ambientes áridos, pero no le sienta bien la luz directa. Por tanto, coloque la planta bajo la luz indirecta siempre. Los espacios orientados al oeste o al sur son perfectos para ella.

Temperatura: Su temperatura ideal se encuentra entre los 13 y los  27 ° C. Recuerde que el frío extremo no le favorece en nada e incluso puede morir. No la deje fuera en invierno.

Fertilización: Si quiere fertilizarla la primavera es el momento ideal. Con una vez al mes, durante esta época, será más que suficiente.